domingo, 25 de septiembre de 2016

Fáfnir y Sígurd en España















      Quería poner las imágenes de las antiguas puertas de una iglesia de Hyllestad, en Noruega, adornando la historia que iba contando sobre Fáfnir en la última entrada. Sin embargo, pensé mejor hacer una nueva entrada para enseñaros (para quien no lo conozca ya, que seréis pocos) cómo, en aquellas puertas de madera, en que venían en sobrerrelieve figuras que narraban la historia de Sígurd y Fáfnir, aparecen unos motivos que se repiten en una iglesia española, Santa María la Real, en Sangüesa (Navarra).
     El camino de Santiago (o algunos asentamientos vikingos en el País Vasco) pudieron favorecer la expansión de la leyenda de Sigurd. De este modo, podríamos considerar este mito como popular en aquella época, si es que de verdad lo que vemos en Sangüesa es la representación de dicha leyenda. Por otro lado, estaríamos ante un ejemplo muy bonito de representaciones paganas muy lejanas en una iglesia románica del Camino de Santiago. Hay quien cree que estas figuras son simplemente una colección arbitraria de elementos de adorno propios de la época, con tópicos coetáneos. Yo, por mi parte, prefiero soñar y creer que sí es una representación del mito.
     Al final os pongo un vídeo de youtube en el que se explica la comparación con más imágenes. Yo aquí he seleccionado las que creo más relevantes de la iglesia española.
Fáfnir mata a su padre
Sígurd matando a Fáfnir
Sigurd Matando al dragón

La muerte del dragón
La forja de la espada

La forja de la espada.
Si os fijáis en las imágenes en la web de la iglesia de Sangüesa que os pongo al final, veréis que a la izquierda del herrero hay otro mirando hacia él. Según el texto de esa web, podría ser Sigurd ayudando en la forja, como se puede ver en la madera. Sin embargo, está tan deteriorada que no lo pongo aquí. Serían los números 10 y 11.
Sígurd escucha de los pájaros y Regin oculto planeando su muerte




los pájaros hablando
Vista de las puertas

Vista de la enjuta derecha




Os dejo los enlaces de donde he sacado las imágenes principales,

En la iglesia de Hyllestad, noruega

https://www.flickr.com/photos/thorskegga/6005842278/in/photostream/

En la iglesia de Sangüesa

http://www.romanicoennavarra.info/PORTADA_%20SANTA_%20MARIA_SANG%C3%9CESA/enjuta_dcha.htm

Comparación mito, Hillestad y Sangüesa

https://www.youtube.com/watch?v=kyCtnpy1-s4



sábado, 24 de septiembre de 2016

Fáfnir... y Tolkien

Piedra de Sigurd en Göksten (Näsbyholm). Se ve perfectamente a Sigurd matando al dragón con un pájaro encima.
   
      Érase una vez... allá por marzo de 2015, publiqué un artículo sobre Midgardsomr, uno de los dos dragones que Tolkien menciona como únicos mencionados por la literatura nórdica medieval. Si queréis revisitar (o visitar) esa entrada (hecha con un poco de desgana, pero con mucho amor y cierto trabajo) os dejo el enlace:  http://alargamientocompensatorio.blogspot.com.es/2015/03/midgardsomr.html
     En aquella y en otras entradas posteriores mencioné mi compromiso con realizar la entrada referente a la siguiente bestia, Fafnir. Ese momento ha llegado. Además, Fafnir aquí va a ser tratado en su contexto medieval, no en la recreación posterior romántica. Por tanto, nos vamos a limitar a la Edda Mayor y Menor. Veremos qué se dice de él y cuánto sale en dichas obras (AVISO: ¡¡no voy a hacer una paráfrasis de su historia, os leeis los poemas!!). Veremos quién era, algo sobre su tamaño y su papel como ser sabio y hechicero, con lo que concluiremos con la importancia del dragón en las Eddas y su trascendencia en la literatura posterior como arquetipo de dragón. Además, iremos insertando notas sobre la utilización de Tolkien de ciertos motivos relacionados con Fáfnir.
     Podemos empezar por el comienzo, el parentesco. Según la explicación sobre el kenning (como una perífrasis metafórica para un objeto) "la indemnización de la nutria", que es uno de los nombres del oro, Snorri nos dice que Fafnir es hijo de Hréidmar y hermano de Nutria (Ott o Odder) y Regin. Y bueno, ese Nutria está en el peor lugar que podía estar, pero a la vez en el mejor, porque gracias a su encontronazo con Odín, Loki y Hónir ahora tenemos un corpus muy rico sobre un tesoro, un anillo y ...
     Pero aún Fáfnir no es un dragón cuando ocurre esto. Fáfnir, humano, mata a su padre por querer "la indemnización de la nutria", junto con su hermano, y al final, los hermanos se pelean por el mismo motivo. Fáfnir huye con todo el oro y se hace una madriguera, donde se refugia, adopta la forma de dragón y se queda sobre él guardándolo. Y Tolkien, que sabe del poder de la imagen del dragón-humano, avaricioso, sobre un tesoro maldito, supo qué hacer con ella como se puede comprobar en El Hobbit o en El Silmarillion . Añado, aunque se sale del tema principal, que antes de eso, Fafnir se puso un yelmo, llamado Yelmo de Espanto, que asustaba a todo el mundo, lo cuál también me recuerda a Túrin Turambar y el yelmo por el que era reconocido por todos.
     Conocida su filiación, se puede hacer una apreciación sobre su tamaño, muy distinto al del Midgardsomr. Quizás tamaño humano. Veamos cómo sigue la historia.
     Al oro también se le llama "la madriguera de Fáfnir", y aquí quiero hacer otro paralelismo con Tolkien. Sígurd, ahijado por Regin, y convencido de matar a Fáfnir, y una vez cerca de la guarida, hizo un agujero en el suelo en el que se escondió. Al pasar Fáfnir por encima, tendría que ser grande, yendo al agua a beber, Sígurd lo atravesó con una espada forjada por Regin para tal fin. Otro paralelismo con Túrin, para los que conocemos su historia. Una vez muerto Fáfnir, Sígurd asa el corazón del dragón y, gracias a chuparse el dedo tras tocarlo, aprende el lenguaje de los pájaros. De este modo, escucha a unos pajarillos hablando sobre lo que estaba ocurriendo, y esto es que Regin, que lo había acompañado hasta la guarida y estaba esperando a que se asara el corazón, estaba tramando matarlo. Esto, sin duda, es otro motivo narrativo tomado por Tolkien; muy claro en, sobre todo, el Hobbit.  En el Cantar primero de Gudrun, ya en la Edda Mayor, se cuenta que parece ser que Gudrun también había comido del corazón de Fáfnir, aunque no se cuenta cómo ni por qué, aunque se puede intuir que Sígurd llevaba consigo trozos de él.
     Quiero, en este momento, hacer un inciso aquí. Tolkien no plagió en ningún caso. Jamás negó que una de sus grandes influencias era la mitología nórdica, y las Eddas en especial (sólo recordemos el nombre de los enanos y de Gandalf). Tolkien lo que hace es tomar motivos narrativos (como se hizo desde la Biblia o la Ilíada) para recrearlas, que es lo que los grandes escritores han hecho. Además, una de sus intenciones primeras era la de crear un corpus mitológico para Inglaterra, para los anglosajones modernos. Qué mejor forma que tomar motivos germánicos nórdicos (pues los anglosajones lo son) y recrearlos. Un diez para Tolkien, pues, además, lo hizo maravillosamente bien.

Sigfried y Fáfnir. H. Henrich, 1906
 Retomando el hilo, es muy interesante cómo se unen las historias del origen de la maldición del oro con Sígurd. La parte mitológica (la más fantasiosa) del corpus medieval nórdico-islandés se une a la parte legendaria-histórica. Y así queda unida la realidad con la fantasía. Y digo esto, porque como dije en  otro momento, detrás de la historia de los Volsungos (Nibelungos) está la historia de los godos, burgundios, hunos, etc.
     Este oro llegó al final a manos de Gúnnar y Hogni (según versión de Snorri) y antes de ir a casa de Atli (Atila) dejaron el oro en el Rin, el cual, según Snorri, no había sido encontrado nunca jamás. Y, a partir de aquí, la historia es larga y compleja  como en mi otra entrada se puede comprobar, quien esté interesado en ello. Fáfnir no aparece más como personajes, por su deceso. Por tanto, no es pertinente que sigamos con ella.
     Dicho esto, "la herencia de Fafnir" o "El Mídgard de Fafnir" son otros nombres que recibe el oro en la poesía escáldica.
     Esto que he contado aquí, está sacado de la Edda Menor. En la Mayor  sólo se corrobora lo expuesto.
     En El canto de Hyndla, Sígurd aparece como "aquel tan terrible que a Fáfnir mató".
     En Las predicciones de Grípir, este le dice a Sírgurd:
"Matarás tu solo      al dragón fulgurante
al gran codicioso     que está en Gnitaheid;
al uno y al otro     muerte darás, 
a Regin y a Fáfnir;     bien dice Grípir"
...
"Tú la guarida      hallarás de Fáfnir
y dueño te harás     del tesoro hermoso;
cargarás aquel oro     a lomos de Grani,
a Giuki le llegas,     al fiero señor."
...
"Duerme en la peña     la hija de rey
tras la muerte de Helgi,     clara en su cota;
allá cortarás     con tu dura espada,
con el fin de Fáfnir     rajarás su cota."
     Y nos cuenta el final de una de las historias. Pero bueno, hay que entender que el público real de esta historia nacía escuchando las hazañas de Sígurd, por lo que al llegar a sus manos u oídos la composicón poética, ya conocía lo que ocurría. Tengamos en cuenta que la última aparición de Fáfnir en estas estrofas es un kenning para decir "espada de Sígurd".
     En Los dichos de Regin, aparece la historia ya resumida aquí de Snorri, pero ampliada (no olvidemos que Snorri resume de las Eddas y otros textos las historias que explican los kenningar), hasta justo antes de ir a la guarida de Fafnir. A continuación comienzan Los dichos de Fáfnir, en donde, una vez herido de muerte el dragón, habla. Aquí, vuelve el paralelismo con Tolkien, pues en la conversación Fafnir-Sígurd, se da un motivo que es tomado también por el escritor inglés en la conversación Smaug-Bilbo: la anonimia del visitante. Ni Bilbo ni Sígurd dan sus nombres reales, sino términos metafóricos que podrían representarlos, aunque Sígurd al final sí dice su nombre y parentela.
     Ahora también estamos en condiciones de mencionar otro detalle de Fáfnir, y es su control sobre los hados, su capacidad de profetizar y su sabiduría cósmica.
     Fáfnir repite la maldición que Andvari dijo en el primer robo del oro, condenando a un sino horrible al portador del oro. mostrando así un poder que aunque supuesto, no había sido mostrado aún. Sígurd mismo lo considera sabio y departen sobre el origen o la naturaleza del concepto destino, personificado en las nornas y también sobre el mismo Ragnarok.
     Y esto es lo que se nos ha contado en las Eddas sobre Fáfnir. Si consideramos a Fáfnir como el padre de los dragones, el arquetipo del dragón en Europa, hay que concluir que la visión de él ha sido modificado con el tiempo. No pareció ser muy grande, y su terror parecía venir más del yelmo que de él mismo, como así le menciona a Sigurd en la conversación antes de morir. Parece, así, que su papel no es tanto como la de una bestia terrible, la del dragón, como hoy se nos venden a dichos seres, quizás más un producto tardomedieval o Renacentista, como el ser un arquetipo de la avaricia y la hechicería.
     Podemos intuir, y esto requiere de otro estudio, que el que tenga figura de dragón pueda ser una circunstancia casi anecdótica, pues podría haberse convertido en una vaca. Es decir, que pudiera ser que primero ocurrió esta leyenda y de este modo se vieron unidos los conceptos dragón-avaricia-poder, pero pudiera ser que primero existió dicha unión conceptual y, por tanto, la elección del dragón como motivo no fuese casual o arbitraria.
     Sin embargo, que el papel del dragón como ser terrible, enorme, como Smaug, intuyo que vino después, o eso intuyo por el poco papel y el poco terror de dicho ser en esa historia. Lo que sí trascendió y se mantuvo fue el papel del dragón como ser sabio y hechicero, y es lo que creemos que hay que rescatar de estas referencias que aquí hemos recogido, existiera antes de esta historia o precisamente gracias a esta leyenda.

     También quería destacar cómo Fáfnir aparece más relacionado, unido, al mundo legendario (saga de los Volsungos) mientras que Midgardsomr lo está al mundo mitológico. Esto me hace pensar que los tamaños y el poder expresado por cada una de las bestias está seleccionado acorde al contexto creativo, mental, de sucesos en el que se encuentran estas. De tal modo, en el universo (en el sentido más mental que real) más humano, el dragón es menor y se relaciona con humanos, mientras que en el universo de los dioses, el dragón es de proporciones suprahumanas, inmensurables y se relaciona con dioses. Además, me da la impresión de que Midgardsomr es un ser más importante en el corpus poético de las Eddas, porque parece que aparece más en las Eddas que Fáfnir, pero esto lo digo desde la distancia temporal, como un recuerdo.
     Eddas porque leer estas obras nos enriquece como habitantes de Europa. Así como de la obra de Tolkien La leyenda de Sigurd y Gudrún, donde trata la saga de los volsungos con mucho respeto y calidad. Y por supuesto, no os perdáis El Hobbit y El Señor de los Anillos teniendo en cuenta la intertextualidad con la literatura nórdica. Os aseguro que se disfruta mucho más. Veremos, en una próxima entrada, la posible relación de este mito con iglesia española.
Por no acabar con una suposición, para acabar con una afirmación, quiero recomendaros la lectura de las

Fuentes:
 Lerate, L. Edda Menor. Madrid, Alianza. 2008.
             -Edda Mayor. Madrid, Alianza. 2009.

Además, he encontrado unas páginas que pueden interesar a los frikis de la mitología nórdica. 
---Un blog sobre el mundo nórdico. No me he parado a mirarlo, pero parece muy muy interesante, con mucho material en inglés y en español: http://sagaland.blogspot.com.es/2007/02/los-dichos-de-ffnir-edda-mayor.html
---Un diccionario con términos mitológicos: http://www.alconet.com.ar/varios/mitologia/germana/diccionario/f.html
---Una colección de imágenes de fáfnir: https://es.pinterest.com/nightsparklies/fafnir/
Bremen
No tengo ningún derecho sobre las imágenes, todas han sido tomadas de internet.

Os pongo aquí el enlace de la entrada posterior a esta en la que pongo imágenes de Fáfnir en dos iglesias medievales, una en Noruega (ya destruida la parte que recoge la leyenda) y otra en España: http://alargamientocompensatorio.blogspot.com.es/2016/09/fafnir-y-sigurd-en-espana.html

viernes, 23 de septiembre de 2016

otro argumento en contra del "alumnos y alumnas"

     Más o menos funciona así.
     Dos elementos de un sistema lingüístico comparten una base de comparación, por ejemplo, /p/ y /b/ son bilabiales (¿oclusivas?) y eso las relaciona en un haz de correlación. La diferencia sería que una es sorda y la otra sonora (¿+tensa/+laxa, +tensa/-tensa?). Esa diferencia es lo que permite que dentro de un haz haya dos fonemas distintos. De este modo, hay contextos fónicos en los que no es pertinente la tensión u sonoridad, y se puede pronunciar de un modo o del otro sin que el término cambie de significado. En ese momento aparece el archifonema. Sin embargo, por el contexto, en una pronunciación "normal", suele salir uno de los dos, el -tenso.
     Pues bien, del mismo modo, el masculino y el femenino comparten una base de comparación que sería +humano, y cada uno de ellos tendría una característica propia: +varón/+mujer. Pero hay contextos en que se pueden neutralizar ambos términos y no ser pertinente la diferenciación entre ambos lexemas, ya que sólo importa la base de comparación +humano. Así, si no es pertinente diferenciar entre alumnos y alumnas, valdría con usar el término que resulta de la neutralización, en español el masculino. Por tanto, decir "todos mis alumnos" significa: "todos los humanos que tengo como estudiantes, independientemente del sexo".
     ¿Por qué es el masculino el término de la comparación que resulta de la neutralización de las diferencias? Eso lo expliqué en otro lugar, y aquí os dejo el enlace: http://alargamientocompensatorio.blogspot.com.es/2013/08/machismo-en-la-lengua.html
     Si, por otro lado, queremos mencionar por separado a los miembros masculinos y a los femeninos, no está mal, pero sí estamos significando otra cosa, como que tenemos dos grupos diferenciados y ambos grupos diferenciados comparten la información que estoy transmitiendo: "todos mis alumnos y alumnas son muy buenos" y buenas, es como decir, "tanto los alumnos como las alumnas son muy buenos y buenas", lo cual IMPLICA que podría haber alguna razón por la que uno de los grupos podría no serlo. Y esto, permitídmelo, sí es discriminar en el sentido negativo de la palabra, porque estamos haciendo una diferenciación según sexo y estamos implicando diferencias emocionales, psicológicas o de cualquier tipo según lo que hay entre las piernas del alumno y que puede tener razón o no, pero no es pertinente realizar esas diferencias al hacer referencia a un grupo en el que todos son iguales, pues los considero alumnos, no personas sexuadas. Que lo son, pero no hablamos de ellos en ese nivel, sino como estudiantes (y esto es muy importante y por eso lo repito tanto. Hay que comprender que cuando hablamos de las cosas y de las personas hablamos de ellos en tanto que... no en su totalidad como entes de la creación).
     Por hacer una comparación tonta, diré que si diferenciamos en: "los profesores y los alumnos de mi instituto se llevan bien", es porque sí hablamos de dos grupos diferenciados, con papeles distintos dentro de la comunidad educativa. Pero el sexo no genera diferencias como para hacer referencias a ellas cuando hablo del grupo de estudiantes a mi cargo como tal, como grupo. Lo cual no quita otros casos en los que sí sea pertinente, por ejemplo, que haya una estadística comparativa sobre aprobados según sexo. En ese caso, sin duda habrá que diferenciar: "los alumnos y las alumnas en nuestro instituto mantienen un nivel de aprobado muy similar". Obvio que aquí sí es pertinente la discriminación según sexo.
     Cuando tenga alumnos, tendré alumnos, y todos serán a ojos míos personas que estudian y tienen que superar unas pruebas, independientemente del sexo que sean. Es decir, yo tendré mujeres y hombres como alumnos, pero serán tales en cuanto biología y genética, en cuanto personas con las que me relaciono socialmente, pero en cuanto a estudiantes, son mis alumnos, todos.

jueves, 22 de septiembre de 2016

el TDAH no existe

Os dejo una entrevista a Marino Pérez, especialista en Psicología Clínica y catedrático de Psicopatología y Técnicas de Intervención en la Universidad de Oviedo, que niega la existencia del TDAH, lo que nos afecta a los que queremos ejercer como profesores de secundaria, tanto para la propia labor docente como para las oposiciones.


«No existe. El TDAH es un diagnóstico que carece de entidad clínica, y la medicación, lejos de ser propiamente un tratamiento es, en realidad, un dopaje». Esta es la sentencia de Marino Pérez, especialista en Psicología Clínica y catedrático de Psicopatología y Técnicas de Intervención en la Universidad de Oviedo, además de coautor, junto a Fernando García de Vinuesa y Héctor González Pardo de «Volviendo a la normalidad», un libro donde dedican 363 páginas a desmitificar de forma demoledora y con todo tipo de referencias bibliográficas elTrastorno por Déficit de Atención con y sin hiperactividad y el Trastorno Bipolar infantil. Lo que sí que existe, y es a su juicio muy preocupante, es el fenómeno de la «patologización de problemas normales de la infancia, convertidos en supuestos diagnósticos a medicar».
—En «Volviendo a la normalidad», ustedes ponen el dedo en la llaga, al asegurar que el llamado Trastorno por Déficit de Atención, con o sin Hiperactividad (TDAH), no existe.
—El TDAH es un diagnóstico, cada vez más popularizado, que carece de entidad clínica. Para empezar, no se establece sobre criterios objetivos que permitan diferenciar el comportamiento normal del supuestamente patológico, sino que se basa en apreciaciones subjetivas, en estimaciones de los padres del tipo de si «a menudo» el niño se distrae y se mueve mucho. Más que nada, el diagnóstico es tautológico. Si un padre preguntara al clínico por qué su hijo es tan desatento e inquieto, probablemente le respondería porque tiene TDAH, y si le preguntara ahora cómo sabe que tiene TDAH, le diría porque esdesatento e inquieto. Por lo demás, insisto, no existe ninguna condición neurobiológica ni genética indenficada, y sí muchas familias donde no se asume que la educación de los niños es más difícil de lo que se pensaba.
—¿Quiere decir que no hay ninguna prueba médica que lo demuestre?
—No. No existen pruebas clínicas ni de neuroimagen (como TC, RM, PET, etc) ni neurofisiológicas (EEG, ERP) o test psicológicos que de forma específica sirvan para el diagnóstico. Lo que nosotros decimos en esta obra, con toda seguridad, es que no hay ningún biomarcador que distinga a los niños TDAH. No se niega que tengan problemas, pero son niños, que tienen curiosidad y quieren atender a lo que sea, moverse... A sentarse es algo que hay que aprender. No existe ninguna alteración en el cerebro.
—Pero los expertos en TDAH afirman que este trastorno mental/psiquiátrico del neurodesarrollo conlleva ciertas particularidades cerebrales, y niveles anormales de sustancias neurotransmisoras...
—Pudiera haber diferencias en el cerebro, como es distinto el cerebro de un músico al de otro que no lo es. Incluso el de un pianista a un violinista. Pero esa diferencia del cerebro no es la causa. El cerebro es plástico y puede variar su estructura y su funcionamiento dependiendo de las exigencias y condiciones de vida. Un ejemplo muy famoso es del hipocampo cerebral de los taxistas de Londres. Cuantos más años de profesionalidad, más alterada es esa estructura cerebral. ¿Por qué? Porque está relacionada con el recuerdo y la memoria espacial, como es requerido para ser taxista en una ciudad de 25.000 calles como Londres. Lo que se pueda observar diferencial en el cerebro de quien sea, en este caso de niños a los que se diagnostica TDAH, no explica que esa sea la causa del supuesto trastorno, si no que los niños sean más activos e inquietos. Pero algunos padres se agarran o podrían estar interesados en encontrar una diferencia cerebral en los niños que les justifique o exima de responsabilidad en lo que le pasa al niño. Insisto, no hay ningún clínico ni ninguna prueba de neuroimagen que pueda validar un diagnóstico, como no hay evidencia que demuestre que los niveles cerebrales de dopamina o noradrelina sean anormales en niños con este diagnóstico.
—Ustedes también recogen en su obra que muchos clínicos, y hasta laboratorios farmacéuticos, que reconocen que no hay biomarcadores específicos.
—Cualquiera que esté al tanto de las investigaciones no puede dejar de reconocer que en realidad no hay biomarcadores específicos por los que se pueda diagnosticar ese TDAH como una entidad clínica diferencia. En España hay multitud de expertos en el tema que después de defender que es un trastorno bioneurológico, reconocen que no hay bases neurológicas establecidas para el diagnóstico. Y sin embargo mantienen ese discurso. Casualmente, suelen ser personas con conflictos de intereses reconocidos y declarados, que han recibido y está recibiendo ayudas y subvenciones y todo tipo de privilegios de diversos laboratorios. Es decir, muy a menudo los defensores del TDAH mantienen esa retórica a pesar de que no hay evidencia, por un conflicto de intereses que les lleva a sesgar la información por el lado de lo que desean que hubiera en base a los intereses de hacer pasar el trastorno como si fuera una enfermedad que hubiera que medicar.
—La realidad es que el TDAH se acaba de reconocer en la flamente Ley orgánica para la mejora educativa (LOMCE).
—Las instancias políticas, empezando por el Parlamento Europeo, con su «libro blanco» sobre el TDAH, y terminando por su inclusión en la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), puede que estén dando carta de naturaleza a algo cuya naturaleza, valga la redundancia, está por determinar y que, de hecho, es controvertida. Se está reclamando que se hagan las dotaciones adecuadas que contempla la ley como son ayudas, subvenciones, e incluso rebajas para la adquisición de los libros de texto, ventajas para acceder a becas, quien sabe si hasta para acceder a la Universidad. Mientras, los lobbies de la industria farmacéutica se estarán frotando las manos, viendo como los políticos «trabajan» a su favor. Los políticos creerán que han hecho lo políticamente correcto pero, de acuerdo con lo dicho, sería incorrecto científicamente.
—Usted augura que, a partir de este reconocimiento, habrá muchos interesados en que el niño reciba un diagnostico formal de TDAH.
—Si. Esto mismo que ha pasado en España, de que la Ley otorgue cobertura legal al TDAH, se vio con anterioridad en 1997 en Quebec (Canadá). Allí hicieron un estudio de seguimiento de diagnósticos durante los 14 años siguientes y se encontró que en esa provincia canadiense en concreto, y a diferencia del resto de Canadá, había aumentado exponencialmente el número de niños medicados. Un crecimiento que no se observó en otras enfermedades propiamente infantiles como el asma, donde el porcentaje se mantuvo el resto del tiempo. Además, los niños que tomaban medicación de forma continuada tenían un rendimiento más bajo a largo plazo. Y tenían a su vez otros comportamientos y otras alteraciones como ansiedad y depresión.
—Los efectos secundarios de la medicación es algo que ustedes también citan en esta obra, al señalar que los padres no son muy conscientes de los mismos.
—La utilidad de la medicación, hasta donde lo es, no se debe a que esté corrigiendo supuestos desequilibrios neuroquímicos causantes del problema, como se da a entender, sino a que el propio efecto psicoactivo de la droga estimulante puede aumentar la atención o concentración, como también lo hacen el café o las bebidas tipo Red Bull. La medicación para el TDAH no es, en rigor, un tratamiento específico, sino un dopaje: es la administración de fármacos o sustancias estimulantes para potenciar artificialmente el rendimiento. En cuanto a la salud, estas anfetaminas lo que producen es un efecto inmediato (si es continuado) de aumento de la presión sanguínea y cardiaca, que les puede llevar a tener a la larga más riesgos cardiovasculares. Tampoco les debería sorprender su efecto sobre el retraso del crecimiento. La cuestión es saber que pasa tras años de medicación.
—Si el TDAH no es un cuadro clínico, pero sí un problema de conducta, ¿qué pueden hacer los padres afectados?
—Lo dificil hoy en día es que los padres puedan tener una atención más continuada y sosegada con los niños. Pero la atención y la actividad se pueden aprender, y mejorar. Hay estudios hechos y publicados en la versión americana de Mente y Cerebro con niños pequeños abocados o candidatos a recibir el diagnóstico. Se les enseñaba a los padres a realizar diversas tareas con esos pequeños, con el objeto de educar la atención y su impulsividad. Y se ha comprobado que con estas actividades consistentes en juegos tipo «Simon dice», donde uno tiene que esperar a responder cuando se le pide algo, se ha logrado que los niños mejoren y controlen la impulsividad o los comportamientos que les abocaba al TDAH.
—Mientras tanto, usted señala que las asociaciones de afectados tienen publicidad en sus webs de los laboratorios farmacéuticos implicados en la fabricación de los medicamentos.
—Si usted echa un vistazo a alguna de ellas lo podrá comprobar por usted misma. En mi opinión, las asociaciones de padres y afectados por el TDAH, si no quieren hacerle el juego a otros intereses, debieran tener prohibido en sus estatutos recibir financiación de los fabricantes de medicación, y utilizar como divulgación sus explicaciones y panfletos. Es como si ponemos al lobo a cuidar de las ovejas. Aunque los laboratorios reciban cuantiosas multas por la inapropiada promoción de sus preparados y afirmaciones engañosas acerca de su eficacia, como los 56.5 millones de dólares que tendrá que pagar el principal fabricante de medicamentos para el TDAH, no será nada comparado con los 1.200 millones de dólares que tiene previsto ganar en 2017 con uno de ellos. De estas cosas también hay que hablar cuando se habla de TDAH.

—¿Recomendaría usted alguna lectura a padres preocupados?

viernes, 16 de septiembre de 2016

relato autobiográfico. Si te dicen que caí, de Juan Marsé.

     Aquella tarde el cielo se presentaba extraño. No es que al joven le resultara desconocido, pues en su tierra, allá en el sur, también se había encontrado con cielos así, pero no muy a menudo y, además, casi nunca en agosto. Su intención era ir a uno de los pocos sitios que aún no había visitado: el cementerio de aquella ciudad costera a la que le estaba pillando el gusto. Desde hacía tres años casi, tiempo en el que había tenido contacto con ella de un modo indirecto, siempre en la distancia, consideró que esta ciudad era fea, de edificios grises,  tristes, que ensuciaban por contraste al mar que los rodeaba. Ya no, la cidade vella y montealto le habían conquistado con sus callejas, con sus cuestas empedradas y sus edificios antiguos. Le recordaba, en cierta manera, a su ciudad natal.
     Era aquel viaje especial, pues no era la ciudad en sí lo que le había incitado a viajar, sino una de sus habitantes. Y de ese modo, reclamado por la sirena, si no varada, al menos tranquila, se dispuso a realizar un viaje de bolsillos vacíos y ojos abiertos. Era la tarde de aquel día una de aquellas en las que le tocó el paseo solitario, y una vez visto gran parte de la ciudad, era el cementerio lo que le apetecía ver. Un paseo entre muertos, junto al mar. Nada más evocador.
     De camino al cementerio se encontró con un par de librerías en las que entró. La primera, a pesar de ser curiosa por dentro, cierto desorden en las materias y el precio de los libros le impidieron tomar partido por ninguno de ellos. Sin embargo, aún recuerda ciertos títulos, como "El libro inclinado" o aquel que servía para entender la arquitectura. Tras no encontrar una sección de poesía y tras comprobar algunos precios, salió y continuó el camino por San Andrés. Llegando al cementerio, encontró otra librería, pero esta vez la puerta grande, quizás de cocherón, abierta del todo, y la visión de pasadizo secreto, lleno de trampas, de camino tortuoso entre torres frágiles, de cristal, llenas de sabiduría, sirvió de imán para el joven que entró con chiribitas luminosas en la vista y un olor pesado en su nariz. Estos templos tienen el aspecto del desorden, por lo que no importaba por dónde empezar a mirar. Sólo se trataba de mirar.
que van a dar a la mar
     Apareció el pastor de libros y tras los saludos pertinentes y los comentarios justificativos de la visita, si no fue por uno, fue por el otro, se llegó a un libro que decidió quedarse con el comprador. Luego con otro. Y luego con otro. El vendedor, cumpliendo con su misión en esta vida, quiso vender algunos sueños de su rebaño más, pero no lo consiguió. Y tras algunas conversaciones librescas y las despedidas pertinentes, el joven siguió su marcha hacia el cementerio. Al llegar... HORARIO DE VISITAS DE 11 DE LA MAÑANA A 6 DE LA TARDE. Maldición, las 6 y diez. Pero sin que el desánimo desanimara, el joven se sentó en el banco de la puerta y se dispuso a leer las sinopsis de los libros, a olerlos y a ojearlos, mientras, entre página y página, pensaba qué hacer, por dónde ir. Y un plano que le estaba sirviendo de brújula desde el día 16 le indicó un recorrido amable. Así fue.
     Al día siguiente, por la mañana, decidió volver al cementerio, y así encontró, esta vez sí, la senda de los muertos abierta, con el final de esta etapa muy cerca, para todos. Tras la larga visita y algunas fotos a las moradas más llamativas (una selección de ellas), decidió volverse y tomarse un refresco de cebada mientras empezaba a leer uno de aquellos libros adquiridos la tarde anterior. Y así fue, eligió la tasca con peor pinta de la arbolada plaza de España y con dos cervezas empezó a pasar páginas, atentamente, en busca de una historia que le hiciera olvidar su propia historia.
     Tras un mes casi de aquel día, el final de está historia terminó. Quizás también de la otra. Una historia cuya sombra más tenue aparece en los apuntes de las oposiciones. Obra y autor que aún no has leído o estudiado, pero de los que debes aparentar "experturía" en el examen de tu vida. Esta deuda ya está pagada.

     Del libro no se puede decir nada que no esté ya escrito por otra persona. Es una obra compleja en lo narrativo. Aparentemente simple en la historia, pero apariencia que va modificándose hacia el final, cuando empiezas a ver que los personajes de las distintas historias se relacionan entre sí. Es recomendable tener un papel y un lápiz siempre junto al libro para ir apuntando los personajes porque, al comienzo, puede ser lioso recordar quién es quién, aunque con la lectura continuada te acabas acostumbrando (algo). Una obra escrita para que el lector vaya completando la información por él mismo. Una obra que no te la resuelve, sino que apela a la inteligencia del lector, a su experiencia lectora y a sus conocimientos literarios. Una obra-élite, cuyos saltos temporales y de narrador han intentado ser imitados por autores unos años después, pero con diferentes resultados.
     Hay que leerla.

PS. Os dejo un artículo bueno que trata del libro: http://cvc.cervantes.es/el_rinconete/anteriores/marzo_08/17032008_01.asp

domingo, 11 de septiembre de 2016

el suicidio





In front of my eyes, blinded by tears 
I feel that time is passing by 
Under lights that hurt my body 
Hurt my soul and end my life 

Covered by flowers, violet and red 
I see those lips that once were mine 
I've only some moments before I 
Leave you forever 
I couldn't say goodbye 

Suddenly all is over 
Sickness of evil took you from me 
I can't stand facing this life 
Without your lewdness, I must die 

Drop by drop, now I see the blood 
Running away from my veins 
Now my body starts to rot 
I'm fading away 

A silent scream echoes my mind 
Think that I'm really going 
Through the mist I can see your shadow 
Offering me your hands 

No more time, no more fear 
Now everything is so clear 
No more anguish, I'm no more alone 
The last drop falls, everything's gone

Y así espero pasan los día, a la espera de buenas noticias.

sábado, 9 de julio de 2016

Libro de Buen Amor, de Juan Ruiz, Arcipreste de Hita

     A pesar de tantos años desde que comencé en esto de leer, a pesar de haber cursado Filología Hispánica cuando esta era una carrera medio digna, a pesar de que la literatura medieval me atrae y me gusta, aún no lo había leído. Hacer un comentario del libro es absurdo, tenéis decenas de güebs donde podéis ver de qué va (si es que no lo sabéis) y en cualquier edición buena, como la mía, tenéis gran cantidad de bibliografía para los detalles textuales, literarios, contextuales, etc. Me propuse que en mi blog no se repetiría lo que hay en otros lados, cuando trate de libros, sino que intentaré decir algo nuevo o simplemente, comentar lo que me parezca, desde mi subjetividad.
     En esta ocasión, desde cierto momento, me fue llamando la atención algunos términos y expresiones y las fue marcando. Es eso lo que quería exponer aquí: el elemento que me llamó la atención y por qué. A veces se repite la palabra o expresión más veces, aunque lo normal es que yo sólo ponga una estrofa de ejemplo, normalmente la primera en la que aparece. De este modo se puede enriquecer en algo la lectura, más allá de lo que los manuales pongan. Si alguien lee esta entrada y quiere aportar algo, en los comentarios puede. Le invito a hacerlo.
La edición utilizada es la que me compré posiblemente en 2006, de Alberto Blecua, publicada en Cátedra.
este mismo

    MERCHANDÍA.  Aparece en las estrofas 615 y 1040. Lo que me llama la atención es la cuestión lingüística. Hoy en día se usaría, de la misma raíz, "mercaduría". En el DLE (lo que siempre se conoció como DRAE), aparece que "mercancía", que es la misma palabra que aquí nos referimos, pero con cambio de significado, viene del italiano mercanzía. Sin embargo, merchandía, puede tener esa "ch" como cultismo y pronunciarse: mercandía, cuyo grupo -nd- pasaría a ser el fonema dental que daría posteriormente la actual "z". ¿Se pronunciaría ya algo asibilado esa -d- de "merchandía"?
    La estrofa 653 dice:
¡Ay, Dios, e quán fermosa viene Doña Endrina por la plaça!
¡Qué talle, qué donaire, qué alto cuello de garça!
¡Qué cabellos, qué boquilla, qué color, qué buenandança!
Con saetas de amor fiere quando los sus ojos alça.

Me parece unas expresiones muy actuales. Casi podría encontrarse en un poema de la segunda mitad del siglo XIX. Las exclamaciones introducen un naturalismo expresivo muy propio del extasiado, y como digo, de un toque muy natural, aunque detrás esconde una idea de belleza que se desarrolla en otras partes del poema. Sin embargo, el primer verso podría ser dicho por cualquiera de nosotros. "¡Ay, Dios!"   es el colmo de la expresividad exacerbada. El último verso introduce un tópico, proveniente de ciertas creencias amatorias, según las cuales el amor era como un fluido que pasaba de los ojos del amante al de la amada o amado, de modo que así se enamoraba esta. Además de la idea de las flechas de amor/Cupido, que todos conocemos.
    PELMAZO. Aparece en la estrofa 744. Cuando alguien concibe un término marcado socialmente, como perteneciente a un sociolecto o incluso idiolecto concreto, más bien coloquial, automáticamente considera que es un neologísmo, en ningún caso piensa que es un término que podía escribirse en 1330 en un poema (aunque tenga rasgos coloquiales, lo cual no es importante, pues actualmente desconozco si "pelmazo" era coloquial o no en dicho año). En fin, es una curiosidad más, que me ha hecho disfrutar del libro.
     ZATICO. En estrofa 869. Unos cien años antes, Gonzalo de Berceo usaba esta palabra. Es una palabra de origen vasco, y el de Berceo, al escribir en la Rioja, se considera conocedor de dicha lengua o al menos, de usar los vasquismos que serían múltiples en su zona, como parece demostrar sus composiciones, en donde aparecen más. Cien años después, en un lugar sin influencia del vasco, Juan Ruiz escribe "zatico". ¿Se había extendido dicha palabra?, ¿venía usándose en toda la zona castellanoparlante desde sus orígenes, debido a que dicha lengua nació en contacto con el vasco y dicha palabra estaría dentro desde el principio? Quizás ya esté resuelto el misterio de "zatico".
     Detrás de cada obra, hay una filosofía, incluso una ausencia deliberada de ella. Hay estrofas, como la 887, que sirve de ventana a la que el Arcipreste quiere transmitir, en este caso en forma de consejo (y no es la única de la obra, sino que la obra es un compendio de "filosofías" y "morales"). Dice así:

El cuerdo gravemente non se deve quexar,
quando el quexamiento non le puede pro tornar:
lo que nunca se puede reparar nin emendar,
dévelo cuerdamente sofrir y endurar.

Filosofía de la resignación, sin duda. De tradición estoica y católica.
     Me llamó la atención la estrofa 1079, donde se producen las rimas:
conbid
id
dezit
lid
No comprendo el cambio de "dezit", que no es "te dice", sino el imperativo. Puede ser una deturpación por parte del copista. O puede venir desde el origen, mostrando, en todo caso, una neutralización de dentales, que por la apócope extrema se daría. Actualmente sería considerada ahí una distribución defectiva, pues la -t- no aparece a final de palabra en español actual (excepciones son extranjerismos muy poco usados, como Tiamat).

    DE LOS OJOS LLORANDO. La estrofa 1139 dice:

en sus pechos feriendo, a Dios manos alçando, 
sospiros dolorosos muy triste sospirando,
signos de penitençia de los ojos llorando,
do más fazer non pueda, la cabeça enclinando.

Hubo un debate sobre qué significando en el Cantar de Mío Çid  de la expresión, "de los sos ojos tan fuerte mientre lorando", y fue un estudioso el que comprendió que esa expresión hacía referencia a que Ruy Díaz no lloraba a voces, sino en silencio. Esta expresión, bastantes decenios después, lo seguía usando el Arcipreste en su obra, con el mismo sentido. Si aquel estudioso del Çid comprendió aquello usando otros textos lo desconozco, pero sin duda, acertó.
     FRANÇISCO. En la estrofa 1230. Muchos hemos aprendido, junto con la vida de San Francisco de Asís, que dicho nombre es un mote que recibió el santo y que significa "el francesito", puesto que lo recibió a su vuelta de Francia. Era un acto de fe creernos dicha historia. Esta estrofa me devolvió la fe en las historias, pues aquí se refiere a algo llamado "galipe" y que Alberto Blecua no está seguro de qué sea, si un instrumento o un baile "francisco", es decir, francés.
     ERÏALES. Estrofa 1234. Dice Bécquer: 

Mi vida es un erïal
flor que toco se deshoja
que en mi camino fatal
alguien va sembrando el mal
para que yo lo recoja.

Cuando vi por primera vez este poema, pensé que el hiato era puramente métrico. Al ver la palabra con hiato en la obra de Juan Ruiz, me replantee dicha idea. El DLE dice que la palabra viene de "ería", con hiato. Ahora pienso que quizás para Bécquer era llana, con acento en -i-. 
     Algo que me llama la atención, me "hace gracia", es decir, me cae simpático, es ver que introduce segmentos en latín en estrofas, con partes de oraciones o de textos eclesiásticos, haciéndolo encajar métricamente, a veces modificando el texto latino para ello. 
     TOMAR. En la estrofa 1253, dicen los escuderos de los caballeros: "al tomar vienen prestos, a la lid tardineros". En las notas no se aclara qué significa ese "tomar". Yo creo en dos posibilidades, así de pronto. Por un lado, al estar hablando los escuderos de la afición a los juegos de los caballeros, puede ser que ese "tomar" haga referencia a dicha afición, por ejemplo, a 'ponerse a jugar', o algo así, pero lo primero que piensé fue en 'beber alcohol'. Es decir, los caballeros van pronto y rápido a la taberna a beber (donde también juegan a los dados), pero al combate les cuesta más. 
     CRAS. Hay un juego de palabras, que creo que comienza en la estrofa 1256. Siempre, en un contexto relacionado con el "cuervo" aparece esta palabra con el doble significado: 'cuervo-mañana'. No olvidemos que "cras" es 'mañana' en latín, y a la vez, es la onomatopeya usada para referirse al graznido del cuervo. Esto me hizo recordar a Tolkien y cómo puso nombres onomatopéyicos a algunas aves, como cuervos, por ejemplo: Roäc es el nombre del " señor de los grandes cuervos de Erebor". No creo que Tolkien leyera al Arcipreste, pero sin duda, estas coincidencias lógicas, es indicio de que todos tenemos un cerebro muy parecido, que trabaja en base a analogías fantásticas.
     PRIETA. En estrofa 1281. En el texto significa 'negro', que es el significado que mantiene en portugués por ejemplo. Me llama la atención sólo porque ya no se usa y me gustaría. Y porque conozco una palabra "cachiprieto" que es una finca, en Jaén, que creo contiene ese significado. Un ejemplo más lo encontraríamos en la estrofa 1485: "cabelprieto", es decir, de pelo negro.
     ANDALUZÍA. Aparece en la estrofa 1304, y se opone a Granada. Es decir, de lo que hoy en día llamamos Andalucía, hubo un tiempo que sólo la parte conquistada por Castilla se llamó así, y sólo al ámbito geográfico, mientras que la tierra aún en mano de moros, era llamada Granada. Me gusta recordarlo de vez en cuando.
     EN PINO SE TENÍA/TERNÉ PINO. Estrofas 1402 / 1404. Un asno siente envidia de un perrito que apoya sus patas en las faldas de su dueña. Y piensa aquel en hacer lo mismo. Sostenerse a dos patas para apoyarse en la ama es lo que aquí se dice: tenerse en pino o tener pino. Evidentemente está directamente relacionada con nuestro "hacer el pino", que es ponerse a dos "patas", en este caso actual en las delanteras.
     MAÇO. En la estrofa 1545 se hace referencia a cómo la muerte aparece y con su mazo hiere en la cabeza para llevarse a las personas a su reino de oscuridad, fuego y sufrimiento. Dos consideraciones. En los espectáculos romanos donde moría gente, existía la figura del Caronte, un verdugo que salía con capucha y un gran martillo o mazo con el que remataba a los moribundos con un golpe en la cabeza. Por otro lado, la imagen típica que tenemos todos en nuestro subconsciente es el de la muerte con guadaña (¿de origen nórdico u oriental?). No sé desde cuándo existe dicho instrumento de segar, pero en 1330, aún persistía la imagen de la muerte como un caronte, una imagen cercana a la antigüedad de 1000 años antes. Estas reliquias me ponen los pelos de punta.
     URRACA. Es el nombre de la Trotaconventos. Sólo lo menciono porque recuerdo una lección de mi profesor Manuel Ariza, en la que nos dijo en clase cómo los nombres de la nobleza pasaba al pueblo llano y era cuando dejaba de usarse por la nobleza. Así pasó con Urraca, que pasó de ser nombre de reinas, a ser nombre de plebeya y por último, de animal. Si a María no le ha pasado es por su importancia religiosa y tradicional. Sin embargo, nombres como Maruja sí están en ese proceso. En este caso vemos el nombre de Urraca usado en una anciana que pone en entendimiento a dos personas con intereses amatorios muy claros.